Antípodas

Escribo este artículo para compartir con los lectores del Blog la letra de una canción de Javier Krahe.



Se trata de "Antípodas", canción que escribió para su disco "Dolor de Garganta" de 1999.

Particularmente me atrae esta letra porque Krahe logra hacer poesía con una métrica impensada.

No existe rima consonante alguna en su creación. Ni asonante tampoco.

La particularidad es que logra generar el poema con el uso, y abuso, de palabras esdrújulas.

Imagino lo que supuso darle sentido a esta creación circunscribiéndose y limitándose a palabras que tuvieran sólo este tipo de acentuación.

Pero el resultado es muy logrado.

Aquí va la letra de la canción...


Antípodas (por Javier Krahe)

En las Antípodas todo es idéntico,
tienen teléfonos, tienen semáforos
con automóviles, con sancristóbales,
muchos estómagos están a régimen.
Tienes políticos más bien estúpidos
pero son súbditos muy pusilánimes.
En las antípodas todo es idéntico,
idéntico a lo autóctono.

La problemática es económica
y en lo teórico no son unánimes,
lo hay escépticos, los hay fanáticos,
pero en la práctica no ves apóstatas
sino en los márgenes o con prismáticos.
Y unos son míseros, otros son prósperos,
en las Antípodas todo es idéntico,
idéntico a lo autóctono.

Hay mundo artístico con gente excéntrica,
mundo científico con catedráticos
y cuerpo médico y casos clínicos.
La gente rústica puebla las fábricas
y los hipódromos los aristócratas.
Ciertos filósofos sienten escrúpulos.
En las Antípodas todo es idéntico,
idéntico a lo autóctono.

Algunos fármacos son ilegítimos
pero hay gran tráfico, lo cual es lógico
porque los réditos son astronómicos
y hay muchas víctimas, hay muchas cárceles.
Voces hipócritas piden, coléricas
medidas drásticas, sillas eléctricas.
En las Antípodas todo es idéntico,
idéntico a lo autóctono.

Los eclesiásticos desde sus púlpitos
causan catástrofes, y los omnímodos
poderes fácticos, hazañas bélicas
y actos vandálicos los energúmenos,
y los pacíficos, actos inútiles.
Entre los lúcidos cunde el desánimo.
En las Antípodas todo es idéntico,
idéntico a lo autóctono.

Se dan fenómenos de rara índole:
idéntico a lo autóctono,
madres estériles con partos múltiples,
idéntico a lo autóctono,
problemas étnicos con los indígenas,
idéntico a lo autóctono,
falsas polémicas con los satélites,
idéntico a lo autóctono,
grandes espíritus viven recónditos,
idéntico a lo autóctono,
y hay lodos tóxicos abundantísimos...

En otros términos que están incómodos.
Pero es fantástico, martes y miércoles,
jueves y sábados, lunes y vísperas,
dan espectáculo con el esférico,
y allí, al unísono, arman escándalo
y es como un bálsamo para sus ánimas.
En las Antípodas todo es idéntico,
idéntico a lo autóctono.

Debajo (haciendo click en el triangulito de 'play') podrán escuchar el cover que hizo El Gran Wyoming para el disco homenaje a Javier Krahe:

boomp3.com



Ir a la web del autor --> KO12

Los 300 espartanos...

Después de ver la película "300", me queda un sabor de boca un tanto... No diría amargo no. Pongámosle 'salado'.

En la línea de las películas épicas de los últimos tiempos, Braveheart, Gladiator, Troy (de paso aclaro que esta de Troya me decepcionó totalmente); "300" narra, o al menos lo intenta y de forma muy particular, la Batalla de las Termópilas que enfrentó a los dirigidos por el rey persa Jerjes I con los comandados por el rey espartano Leónidas.

Si bien pasa por alto unos cuantos hechos y acontecimientos dejando la rigurosidad histórica a un lado, 'simplificándola' mas bien, se centra casi específicamente en la batalla mencionada, primera en que las ciudades (polis) griegas se apoyan unas a otras.

Atenas apoyó a Esparta, suceso que la película 'pasa por alto' al igual que el hecho de que Jerjes I quería 'recuperar' terrenos persas que los griegos le arrebataran.

O sea que en la batalla que nos ocupa los persas intentaban recuperar lo suyo.

Pero, y de la misma manera que en los films americanos nuevos los "malos de la película" son iraníes e irakíes, en esta peli sus antepasados persas también lo son.



Otro 'pecado' de la película, quizás el mayor, es que en ánimo de darle ribetes de epopeya mayor de la que fue, exageraron muchísimo la diferencia entre las fuerzas...

Hacen ver más o menos que los espartanos peleaban con una desventaja de 100 a 1 cuando la realidad histórica señala que fue de unos 27 a 1 aproximadamente.

¡Ya era suficiente mérito! ¿O no?

300 eran estrictamente los hoplitas. Pero cada hoplita espartano contaba con dos sirvientes que hacían las veces de escuderos en las batallas y, por supuesto, participaban activamente en cada reyerta. Ahí ya teníamos unos 900 entonces.

Además, las fuerzas de coalición que se sumaron en su camino a las Termópilas sumaron como 7000.

Bueno, siguiendo con la Batalla de las Termópilas y dejando un poco de lado los números... Esta fue la primera de muchas otras batallas que se sucedieron en lo que históricamente se conoce como Guerras Médicas.

Y no voy a abundar en más detalles para que los que no conocen la historia no crean que estoy contando la película...

La calidad de las batallas sí está muy bien lograda y reflejada en pantalla, tanto como el 'espíritu espartano' en el campo del honor y sus costumbres de vida, que llevaron a que su gentilicio, 'espartano', se convirtiera en adjetivo.

Está para pasar el rato, si. Entretenida digamos. Pero no va a quedar en la historia como un film clásico. Seguro que no...


Ir a la web del autor --> KO12

La generación del Joystick y el Mouse


"-...los chicos de hoy nos pasan por encima a los de ayer..."

"-...ahora están mas avivados. Nosotros, a la edad de ellos, éramos unos zonzos..."


Y muchas frases por el estilo solemos escuchar los de mi generación por estos días.

La verdad que analizando fríamente el caso estoy en completo desacuerdo y reivindico a los pibes de mi época, y no por incluírme.

¿Qué hoy agarran enseguida el mouse y el teclado de la PC?

¿Y? ¿No lo hago yo habitualmente y a diario? ¿No me adapté a ello viniendo de una época en la que no existían computadoras personales?

Desafío, y sin temor alguno de perder, a cualquiera de estos "pequeños ojerosos gammers trasnochados" a ver quién escribe mejor y más rápido, eximiéndolos de correcciones ortográficas y gramaticales porque sino habría que mandarlos a todos a que comienzen nuevamente desde pre-escolar...

Yo aprendí dactilografía con Sistema Pitman y en una Olivetti Lexicon 80.

Seguí mas tarde con la IBM 'de bochita'. La verde de doscientos kilos y el rótulo de "máquina eléctrica".

Vinieron luego las máquinas de escribir "electrónicas" que, en lugar de tener la tipografía en una esfera (la bochita) la tenían en una 'margarita'.

Luego con las Brother que imprimían 10 ó 15 caracteres después lo que reflejaban antes en su display de LCD.

No voy a enumerar para no aburrir todas las variantes de computadoras personales que me tocó usar y operar comenzando por una XT con doble floppy de 5'25" y 'simple' densidad (que tenían sólo 360kb de capacidad) con RAM que no llegaba a un sólo mega y que venían carentes de disco rígido.

Arduo sería hasta llegar al Dual Core de hoy día con 4Gb de RAM y dos discos duros de 500Gb cada uno...

Pero el hecho es que desde entonces utilizo la computadora a diario.

¿Diferencias entonces con la "nueva generación del joystick y el mouse"?



Yo utilizo las mismas herramientas que ellos pero si me dan una vieja máquina de escribir también puedo usarla mientras que ellos preguntan por dónde se enciende la Lexicon 80 o en donde tiene la bandeja para cargarle el papel. O por dónde le cambian el toner...

¿Dicen que también rápidamente aprenden a manejar el control remoto?

Pero... ¡Quién no lo hace acaso! Es casi "pavloviano"...

¿Que los jóvenes de hoy son "una saeta" con un mando de PlayStation en la mano?

Si nos dan un par de horitas a los veteranos de los '70... ¡También lo seremos!

No es ninguna ciencia oculta, vamos.

Ahora... Démosle ese mismo par de horitas a estos jovencitos tan avispados para ver si hacen varios trucos con el "Yo-Yo Profesional", si embocan bien un balero o aprenden a tirar un trompo (de los de piolín eh)...

A ver si remontan un barrilete. A ver si son capaces de fabricar uno, "medio bomba-medio estrella" por ejemplo.

Por supuesto que no lo lograrían. Ni en dos horas ni en dos años...

Creo que si nos metemos en la "Máquina del Tiempo" y traemos a cualquier chico de viejas generaciones a la actual se adapta en dos horas y le da "vuelta y media" a los newbies...

Pero si hacemos al revés y llevamos a un pibe del presente unos treinta o mas años para atrás, se lo "comen crudo" en menos de media hora.

¿De dónde surgen estas aseveraciones de que ahora los chicos 'se las saben todas' ?

¡Por favor!

Hay una realidad incontrastable e irrefutable: a lo bueno, fácil y práctico uno se adapta rápido.

Antes era todo mas difícil y había que ponerle mayor garra.

Ni siquiera contábamos con Internet para hacer la tarea escolar como lo hacen ahora.

Quisiera ver a uno de estos chiquitos que hace "copy & paste" de sitios web enteros para imprimirlos luego si lo largamos sólo en una biblioteca a ver cómo se las apaña para hacer su tarea escolar.

De seguro y en principio tendría que aprender un "movimiento nuevo de muñeca" porque debería escribir con una birome (o lapicera, lápiz, etc.) toda su tarea, luego de resumir, definir y concluír 'en borrador' lo que sería su trabajo terminado.

Los niños de ahora no son mas evolucionados ni mas vivos que nosotros. Tienen todo en bandeja que es muy distinto.

Hasta padres comprensivos que explican las razones de una negativa.

Antes un "NO" significaba: "-NO, y No preguntes y Silencio a partir de ahora"

Todo eso era un "NO"...

Hoy un 'no paterno' es pasible de un sinfín de apelaciones, explicaciones y concesiones.

En fin, creo que la "Generación del joystick y el mouse" se caracteriza por su debilidad, nihilismo, escepticismo, rebeldía y apelación constante de las negativas.

Por mi parte los únicos botones que conocí de chico, fueron los del calefón Orbis... "-...a Bo-to-ne-ra..."


Ir a la web del autor --> KO12

Se nos viene la gira "Dos pájaros de un tiro"

Desde muy chiquito comencé a escuchar discos de Joan Manuel Serrat.

Sería porque estaban en casa y, como era yo un pibe cuidadoso que no rompía generalmente las cosas, me dejaban operar el tocadiscos Winco sin demasiadas restricciones.

Bien podría haber escuchado yo a otros autores (en realidad los escuchaba pero no tanto como al catalán) pero terminaba por concentrarme siempre en sus discos.

A excepción de un LP, "Mediterráneo" nada menos, los ocho restantes eran simples. Entre ellos estaban los temas Fiesta, Como un gorrión, Qué va a ser de ti, Lucía, (estos dos últimos se repetían en el LP) Cantares, El Titiritero, La Saeta, Manuel, Poco antes de que den las diez, Balada de otoño, Poema de amor, Tiempo de lluvia, Penélope...

Uff... Tantos recuerdos.

De yapa mi abuela me cantaba "Nanas de la Cebolla" (esta y el tango "La Calesita" eran sus dos hits para conmigo) así que Serrat se incorporó a mi vida cotidiana desde mi mas tierna infancia.

De mas está decir que seguí escuchándolo y poco a poco, en épocas en las que no existía el eMule ni el Ares, me fui haciendo con toda su discografía.

Así que bien puedo decir que crecí escuchando al Nano.

Y lo hice hasta transformarme en un 'incondicional' del natural de Barcelona. Al punto de conseguir y escuchar también toda su obra en catalán, para enojo de mi padre gallego (gallego "de Galicia" verdaderamente y no "gallego" en el sentido rioplatense del término que se aplica a los españoles todos).

La cuestión es que siempre me sentí un acólito de sus producciones. Y cada vez que daba un recital en Buenos Aires, allí estaba yo para ir a verlo.

En el '92 disfruté "como un cosaco" lo que para mi y hasta hace no mucho fue su última gran producción: "Utopía".



Y es que lo que Serrat produjo luego, les soy sincero, no me gustó demasiado.

Creo que a partir de su disco "Nadie es perfecto" (1994), y como si el título mismo diera cuenta de un declive, el Nano no volvió a ser el mismo.

Tuvo una merma vocal importante que, según yo opino, hizo que acondicionara la música de sus canciones a su "nuevo y reducido" caudal de voz.

El siguiente trabajo constó de una "Banda sonora D'un temps d'un país" y me "auto-fabriqué la excusa" de que como era en catalán y oneroso (disco doble) no lo iba a comprar.

Igual a lo que me ocurriera con "Nadie es perfecto", a "Sombras de la China" le achaco lo mismo: la música estaba "atada" a un desempeño vocal mas pobre de Joan Manuel.

En fin, para resumir y no incordiar, que todos los discos posteriores en catalán no los compré y que de los que sacó en español juro que leí decenas de veces sus "libritos" con las letras pero los escuché muy poco.

Porque claro, la capacidad narrativa y literaria sí estaba intacta.

Pero no todo es tan blanco o negro y hubo una quinta pata en esta mesa que influyó mucho en que haya "sufrido" yo esta suerte de "distanciamiento" de Serrat.

Y no es sino la aparición en escena de quien yo comprendí y adopté como su "reemplazante natural": Joaquín Sabina.

En el '88 una tía que fue y volvió de España me trajo tres discos del de marras: "Joaquín Sabina y Viceversa", "Hotel, Dulce Hotel" y "El hombre del traje gris". Y yo, como dicen los madrileños, 'flipaba'.



En mis preferencias musicales de por entonces convivían ambos cantautores. El Serrat de siempre, de mi infancia y adolescencia y este "nuevo" Sabina que, con una poesía mas urbana, ácida y pesimista había logrado conquistarme.

Paradójica y paralelamente con lo que yo marqué antes como un declive de Serrat, Sabina alcanzaba la cima (luego vería yo que trepó aún mas alto) con sus discos "Mentiras piadosas" (1990) y "Física y Química" (1992).

Y también en cada teatro (por entonces sólo el Gran Rex y una vez la cancha de Ferro) en donde se presentaba Joaquín allí estaba yo.

Por supuesto que "volví para atrás" a conseguir toda su discografía previa (a que yo lo conociera) y "atando cabos" me ligué de yapa a otros grandes cantautores como Javier Krahe y Luis Eduardo Aute.

De Serrat ya lo dije, se me "venía cayendo" un poco a la vez que Sabina continuó arrasando con sus cada vez mejores producciones en las que no solo descollaba con sus letras sino con una música que abarcaba todos los ritmos. Desde la salsa y el son hasta el tango, el rock & roll, el blues y el rap.

Pero bueno, ubicándome ahora por el 2003 me encuentro con que Serrat saca un disco sinfónico en el que aborda los "clásicos de siempre" y, para no darle la espalda al Nano y dándome a mi mismo la oportunidad de "recuperarlo" me ecuentro con la grata sorpresa de que ya no lo escuchaba yo tan "caído" al catalán.

Y una vez mas comenzó el idilio original.

Tenía entonces a estos dos, junto con Silvio Rodríguez (por seguir la línea de cantautores y hablando de ellos ya que consumo mucho tango y folklore y en esos rubros puedo citar a varios intérpretes), en la cima de mis preferencias otra vez.

¿Cómo no soñar entonces un recital de ambos? Juntos, digo.

La canción "Mi primo el Nano" que Sabina le dedicó a Serrat "permitió hallar un marco previo" como para dar a entender a sus seguidores que existía "algo personal" en todo esto y entre estos.

Mas aún cuando en el Disco Homenaje "Serrat eres único" Sabina se despacha con un "No hago otra cosa que pensar en ti" al que le agrega unos versos finales que ponderan y adulan a Joan Manuel y sus musas.

Digamos que ya a principios de este 2007 se gestó la gira "Dos pájaros de un tiro" que los tendrá juntos sobre un escenario argentino (tocarán en cancha de Boca) a mediados de diciembre de este año.

Digamos que para que dejara yo de creer que era un sueño ya comenzó la gira en España desde fines de junio.

Digamos que sin embargo sigo yo soñando despierto aunque tengo ya la platea en mis manos.

En cuanto los vea y ya despierto confirme que aún continúan sobre el escenario y pueda escuchar, ver y disfrutar el espectáculo; escribiré algo al respecto...



Ir a la web del autor --> KO12