Perú: 28 pobladores en 5 casas

Tan solo otro "Copy & Paste":



Ubicado en el límite entre Buenos Aires y La Pampa, el pueblo de Perú vivió su época de gloria en 1960, cuando sumó 150 habitantes.Desde que dejó de pasar el tren, a fines de los `70, se convirtiónen un pueblo fantasma.La instalación de un frigorífico en la localidad bonaerense de Bernasconi despertó la esperanza de los pobladores de la localidad de Perú, único pueblo de la provincia de Buenos Aires con el nombre de un país sudamericano, que tiene apenas 28 habitantes distribuídos en cinco casas antiguas y dispersas.Bernasconi, a 45 kilómetros de Perú, abre posibilidades de trabajo para este pueblo en el que se están construyendo otras cinco casas, nuevas y juntas, que soporta una prolongada sequía.Este pueblo que está a 120 kilómetros de Santa Rosa, capital de La Pampa, tiene una Comisión de Fomento, un puesto policial, una escuela, una iglesia y un restaurante, pero ninguna estación de servicio."Sería bueno que hubiera una, porque la más cercana está en Padre Buodo, a 40 kilómetros", dicen los pobladores.Frente a la estación del ferrocarril, que se desactivó poco antes de los '80, está la cabina pública y el almacén de ramos generales de Aurelia, que data de 1890, donde su marido, que ya no está, instaló una carnicería que cerró en 1976.El ramal ferroviario unía Toay con Bahía Blanca, y cuando dejó de funcionar castigó fuerte a la economía de muchos pueblos pampeanos. La gente recuerda que primero se suspendió el servicio de pasajeros y después, de a poco, también cesó el carguero.El tiempo de mayor esplendor en Perú se vivió en la década del '60, con el ferrocarril funcionando a pleno y una población de 150 personas.La fecha de su fundación es incierta, pero algunos documentos muestran que en 1886 se estableció allí una colonia, y en otros libros se dice que eran alemanes del Volga, en realidad alemanes que habían vivido a orillas de ese río de Rusia, una iniciativa de la germana Catalina, que por casamiento se convirtió en zarina.Para el máximo funcionario de la localidad de Perú, el comisionado Roberto Kronenberger, los dueños de estas tierras eran tres hombres - Erize, Laharrague y Durcodoy -, cuando la época de la cosecha era una fiesta y en uno de los galpones del ferrocarril, el del medio, se juntaban a bailar 600 habitantes de la región.La escuela es el ámbito en el que se mueve María Elena Duven, la maestra que les enseña a cuatro varones y 6 nenas, desde salita de jardín hasta sexto grado, y quién dice "siento que estoy cumpliendo una misión en esta escuela rural que me gratifica".Por otra parte, la sequía destruyó las últimas tres cosechas del monocultivo, el trigo, y los productores se volcaron a la ganadería, pero también escasearon las pasturas.Los productores, que con algunas excepciones son dueños de campos pequeños, que oscilan entre 200 y 600 hectáreas, admiten que "cada vez hay menos vientres".La gente de Perú percibe que el pueblo está estratégicamente ubicado, y está en lo cierto. A 14 kilómetros está la ruta provincial 154, que lleva a Río Colorado y desde allí comunica con la Patagonia, y con la promoción de los balnearios es paso obligado hacia las ciudades de Buenos Aires y Córdoba.


No plagio notas, las selecciono. No genero contenido, lo busco por la www.


"La Reina del Copy & Paste"


0 comentarios: