Las cacerolas no son instrumentos.

No iba a escribir nada al respecto…

Es que si me ponía a escribir iba a hacerlo tan largo, tanto, que no sé si iba a resultar productivo, conveniente, informativo… No sé, “algo”…

Lo cierto es que tampoco iba a escribir porque se me “mezclan” muchas cosas en esta suerte de “ensalada” con muchos olores, sabores, tintes. Pero con un único sabor eso sí, y mas amargo que la hiel.

Pero bueno aquí estoy finalmente, tratando de ordenar mis propios pensamientos encontrados y enredados…

Lo que está pasando me resulta, a priori, inexacto. Inexacto, sí. Porque no veo posturas definidas ni claras, sólo veo gente que se manifiesta pero sin la convicción correspondiente.

O con ella, pero enarbolando una bandera equivocada.

Por eso digo que “Las Cacerolas no son instrumentos”.

Intente tocar con una cacerola (acompañe con el cucharón que considere mas apropiado) la Novena de Beethoven, El vuelo del moscardón de Rimski-Korsakov si quiere. Nostalgias, del Negro Vidal, el Himno Nacional de Blas Parera. Pruebe con la Marcha Peronista cómo no, en versión de Hugo del Carril…

No le van a salir…

Porque el ruido (¿vio que no dije sonido?) es monocorde, sin tono, sin vibra, sin color.

Tampoco es instrumento la cacerola, y aquí utilizando otra acepción del término “instrumento”, de protesta. Porque el ruido distrae, “tapa”, ensordece, aturde, molesta…

¿Y qué es lo que quiere Ud. señor manifestante? ¿Qué escuchen lo que tiene que decir o dejar sordo al destinatario de sus reclamos?

Todo comenzó el martes temprano por la mañana, con un discurso de la Presidente Cristina Fernández de Kirchner en el que ensayó una suerte de “lección de economía” con aire a “tirón de orejas” para el sector agrícola-ganadero.

Que la presidenta, ésa “que nadie votó” pero ganó igual, tiene unas ínfulas antológicas nadie lo pone en duda. Que sus actitudes gestuales y el tono de su discurso no caen bien, tampoco. Que apela a la demagogia por momentos, que no pierde ocasión de “remover” sucesos setentistas, menos.

Está fuera de discusión su capacidad de oratoria.

Pero digamos que el discurso tan criticado, quitándole los tintes y matices y quedándonos con el mensaje, estuvo dirigido a los dueños de campos exportadores.

Aquellos exportadores que vivieron un agosto sempiterno beneficiados por el cambio, tecnificándose y, como consecuencia de esto último, echando empleados sin pagar los beneficios socio-laborales correspondientes.

Son los mismos que cuando la industria se vino a pique hicieron “La Gran Moria” subiendo sus cristales polarizados sin mirar a los costados, trasladando retenciones a los pequeños productores y desangrándolos. No salieron a las calles, no.

Estos señores, de la Sociedad Rural la mayoría de ellos, nunca alzaron la voz en ningún momento y bajo ninguna circunstancia social ni económica adversa para el país mientras sus bolsillos estuviesen a resguardo; explotando en la mayoría de los casos a sus peones, que trabajan con salarios de los mas bajos del país y en un setenta por ciento de los casos lo hacen en negro.

Y sus utilidades se van para afuera también, sí.

Y el periodismo mete leña al fuego con titulares como “La gente apoya al campo”…

¿La gente apoya al campo?

¿O en realidad sale a manifestarse en contra de un gobierno que no le gusta?

A mi que me disculpen los productores, pero tengo bien presentes todos los “aumentos turnados” de productos.

“Turnados” porque se fueron alternando los sectores para “repartirse” un poco.

Y empezó la carne misma (hasta que salió aquello de “los cortes de consumo popular” o algo así), alcanzando su pico significativo con el tema del tomate.

El tomate se fue por las nubes con la excusa de las heladas. Pero resulta que el ochenta y cinco por ciento de la producción nacional de tomates se realiza en invernaderos, exentos del factor frío y sus consecuencias.

Luego se sucedieron otros productos. El zapallo anco (o “calabazita”) llegó a dieciocho pesos el kilo. Hoy está a uno con setenta.

Desde hace poco estamos con los limones, a promedio diez pesos el kilo.

¿Este es el campo por el que se baten cucharones contra cacerolas?

¿El que manejó a su antojo los precios durante el tiempo que le dio la real gana obligándonos a pagar hasta doce veces mas el valor de productos de primera necesidad?

¿El que hizo escasear productos mientras los enviaba al exterior para ganar mas?

En ésos cercanos tiempos en que “turnaban” productos para aumentarlos hasta las nubes un productor de papas lo dijo clarito por la TV:

“-…si yo produzco 1000 papas por año y con eso tengo que vivir todo el año y viene un año en que por las heladas produzco 5 papas, yo tengo que vivir todo el año igual. Así que las 5 papas las voy a vender al mismo precio que 1000 papas…”

¿Qué tal?

Pero los que trabajan en otros sectores no pueden hacer lo mismo…

El industrial por ejemplo, no puede hacerlo. El comerciante tampoco. Pero ellos si. Porque son el primer eslabón de la cadena, el que aporta las materias primas.

Entonces deciden que bien pueden “tenernos de las pelotas”… Y lo hacen.

Ahora habrá desabastecimiento. De todo lo que se les ocurra.

No quisiera ver en breve manifestaciones en contra del campo porque las góndolas están vacías.

Cuando haya que pagar nuevamente precios siderales por cualquier producto porque la demanda supere superlativamente la oferta, cuando no tengamos leche para darle a nuestros hijos, ni carne para el asadito dominguero…

Y los productores no pasarán hambre no. No se quedarán sin trabajo. Pero harán sufrir a muchos otros sectores, incluidos sus propios peones.

¿Y qué me dicen de la “leche derramada”? ¿No hay chicos que mueren de hambre en este país? ¿La gente apoya con cacerolas a quienes tiran a la basura el alimento de esta forma?

¿No existen los medios necesarios para que en lugar de tirar y desperdiciar productos se los distribuya?

“Golpe de efecto” el que ví hoy por la TV con un tambero abriendo el grifo de un tanque de siete mil setecientos litros de leche para derramarla sobre las instalaciones de su establecimiento.

No creo que nadie en su sano juicio, si tiene por fuerza que derramarla, lo hiciera de ésa forma.

Van a tener que limpiar largo y tupido ahora tanta leche. ¿Lo lógico no hubiera sido derramarla a través de una manguera para que no ensuciara su local?

Patraña televisiva coronada con sus palabras: “-…a esto me obliga Kirchner…”

“Desenroscándome” un poco de mis discurso… Repito: no creo que este cacerolazo esté “apoyando al campo”.

No creo que la gente se encolumne detrás de los que mueven los precios de los productos a su antojo, detrás de los que tiran la leche a la basura…

Pasó de todo en este país sin que las cacerolas se expresaran, no veo por qué razón el campo “movilice” tanto…

Pero el campo “aprovecha la volteada” y se beneficia del caso.

Creo que las cacerolas van en contra de Cristina, eso sí. No tengo dudas.

La Presidente electa que asumió hace unos tres meses pero que inexplicablemente “nadie votó” no tiene pizca de consenso en ciertos sectores de la Ciudad y no es ningún secreto.

Tampoco lo tiene en numerosos sectores del país entero pero que estos sectores fueron los primeros que salieron a “cacerolear” tampoco es secreto, dándole letra entonces a “los muchachos de Delía” y otros tantos para que dijeran: “-…los que se quejan son los de Recoleta, Belgrano y Palermo nada mas…” “-…mirá las caras, mirá la ropa… …ése no es el pueblo…”

Pero Delía, con su irrupción en escena hizo que la cosa se pusiera peor. Y operó como un “multiplicador de cacerolas” porque “el verdadero pueblo” no comulga con sus acciones violentas…

Es llamativo que apareciera él, al mando de sus huestes, y que la Policía Federal brillase por su ausencia.

Error garrafal de un gobernante al que le están dando jaque. Poner violentos en la Plaza y retirar a quienes pueden permitir al pueblo, equivocado o no, manifestarse.

Quizás Delía se haya mandado por las suyas ojo, en pos de ganar protagonismo perdido. No me extrañaría nada tampoco…

Pero en uno u otro caso resultó un despropósito su presencia, coronada con golpes de puño (uno perpetrado por él mismo y sobre el que ya pesa una denuncia en Tribunales), palazos, corridas…

Y digo un despropósito para todos los sectores involucrados.

Los manifestantes quedaron coartados de manifestar libremente, como corresponde a la democracia en que se supone vivimos.

El Gobierno quedó sospechado de enviarlos. Y si lo hizo o no, queda siempre mal parado porque esto de enviar una facción violenta como la que lideró Delía no le suma imagen positiva precisamente.

O sea que Delía también perdió porque, por las suyas o enviado “por y para”, terminó por “jugar en contra” ya que lejos de favorecer a la Presidente como pretendió desde su discurso de “-…acá está el verdadero pueblo…” terminó ensuciándolo todo…

No sé si se me enfrentan sentimientos. O mejor dicho, sí lo sé y está claro que así es. Pero todo esto es muy lamentable para nuestro país.

Lamentable el gobierno que tenemos.

Lamentables “los dueños de la tierra”.

Lamentable el ruido de las cacerolas. Mentiroso.

17 comentarios:

Araña con antifaz dijo...

La gente se acopló, efectivamente, al cacerolazo metiendo toda la ira que tiene en contra del gobierno.

Todos sabemos que el campo en este país mueve la economía.
Pero el argentino es medio cagón y no va a salir a protestar por la inseguridad y el aumento del tomate o el limón o la papa con sus cacerolas.
Esto creo, empujó como decía antes de hacer una descarga de bronca.

Increible.. increible la soberbia de la señora. Esto no le hace bien al país.

E inentendible la falta de participación de la policia (en buenos aires lo vi por tv y acá también hubieron enfrentamientos) en el choque de los cacerolantes y la gente K.

Da pena ciertamente.

Peter Mc Cut dijo...

si se te mezclan a ti, imaginate a los que lo vemos desde lejos...
cada vez entiendo menos a mi pais...
saludos desde el exilio

El Profe dijo...

Amigo, es realmente indiganate la situación en genaral. Por otra parte es inevitable hacer de estos sucesos una reflexión amplia, porque el tema en si es amplio y complicado.

Esta madrugada me quedé escuchando la radio y la gente que llamaba dejaba diversos mensajes. Algunos me llamaron la atención: "¿Y a los peones los terratenientes les van a pagar más?" "Esta señora que se hace llamar presidenta está enfrentando al pueblo contra el pueblo"... hubo otros, algunos a favor otros en contra.

Me parece escuchar de lejos a Piero... "ay, país, país, país"

Baterflai dijo...

Interesantísima tu visión de la cosa.
Creo que entre todos estamos armando una especie de rompecabezas con los diversos factores de la cosa.
El tópico común: Cristina, cómo la estás cagando.

Mar dijo...

Muy buena la nota. Estuvo bien que pusieras algo. Es una cosa de locos lo que nos está pasando. ¿Alguna vez seremos un país que piensa en el bien común?.

Ajenjo dijo...

Como le dije a Ling, quisiera saber si todos los que tienen voz en esta discusión saben la diferencia entre trigo y alpiste.
De momento, no puedo tomar partido por uno u otro, porque todos los que subieron a escena están llevando agua para su molino, y cuando esto termine, todos, campo, gobierno, piqueteros y sindicalistas terminarán, con toda justicia, salpicados por la misma mierda.

slds
A

Anónimo dijo...

Interesante tu visión del tema, estoy de acuerdo en casi todo (no lo voy a repetir porque seria al dope) pero creo que en una cosa le pifias. La gente del campo no son todos productores de la sociedad rural (oligarcas como le dice el payaso D´elia) creo que hay mas de uno que la viene peleando en una pequeña chacra y esto más que meterles el dedo, le hace remolino en el upite. A esos mi reconocimiento al igual que a todos los que laburamos todos los días por un país mejor.
Lo de cristina y sus payasos da para mas de una comedia.... Lo unico que espero que esto nos sirva para crecer. Me quedé con las ganas de salir a la calle, pero tenia miedo que me confundan con un terrateniente y yo soy un simple laburante, que como muchos tiene las pelotas por el piso de muchas cosas, y estamos esperando para salir con las cacerolas o con cualquier otro instrumento. Un abrazo. El dos veces cuervo Martin

P_R dijo...

Me pasó lo mismo que a vos y también me salió largo como lo anticipé. Creo que a los dos nos quedaron un monton de temas por tratar porque es imposible abarcar todo (a mi me quedó material como para media docena de post más y eso que escribí 12 paginas de word).

Tu post es super claro y estoy segura que llegará más que el mio. Con (o "sin") tu permiso estaré linkeandote en un rato.

saludos

Paloma Roca

Fla-q dijo...

Muy buen post, hasta para disentir.

Por favor, necesito que alguien me explique qué regala Delía para que lo siga tanta gente.

Rapote dijo...

Martín: Tengo claro que no todo el campo pertenece a la Sociedad Rural.

Lo que dije fue que "en mi lectura" del discurso la Presidente se dirigió a los Grandes Productores. Aquellos que exportan, se ultra-tecnificaron, etc.

Muchas gracias por pasar (lo estabas debiendo).

Paloma: Gracias por tus palabras. Hacé link nomás. En un rato visitaré tu Blog.

Fla-q: Lo de Delía es inexplicable y raya las "pasiones futboleras". Nadie entiende cómo tanta gente sigue a ultranza a equipos de actuaciones siempre vergonzosas.

Saludos,
Rapote

Desarmandonos dijo...

Rapote su post es exquisito. Acuerdo con cada una de las cosas que dijo. Es increíble la manipulación de los medios de comunicación (presumiblemente patrocinados por esos sectores del agro)que quieren hacer quedar "al campo" como la expresión de "la gente".

P_R dijo...

grax por el permiso. Ya tás referido y direccionado.

Cambiando de tema, o siguiendo con lo mismo: Que les pasó ahora a los medios que Cristina no cambió una palabra de su discurso anterior y ahora la encuentran razonable, humilde y abierta????? La prensa está mu mu rara.

saludos
Paloma Roca

Baterflai dijo...

Te recomiendo el post de Gustavv, hablando de estas cosas (digo yo, que estoy coleccionando links)

http://blog.gustavv.com.ar/2008/03/28/paro-del-campo-2-haciendo-los-deberes/

Tomás Münzer dijo...

En algunas cosas coincido, en otras no. Yo ni siquiera pude expresarme bien en mi blog, o fui malinterpretado, el tema es muy complejo, voy a escribir algo más extenso que esto, creo, para ver si se puede hacer intelegible la situación.

Rapote dijo...

Desarmándonos: Exacto. La prensa juega también un papel preponderante, no esta "informando" sino "formando" opinión.

Paloma: Se agradece el link (ya pasé por tu Blog, en la próxima actualización de links te enlazo en nuestros recomendados).

Lo que decís acerca de la posición de los periodistas es cierto.

Bater: Gracias por la data (en un rato lo leo).

Tomás: Está bien que no concuerde en todo conmigo, generalmente nadie lo hace (y en este tema le digo que me sorprendí con la cantidad de gente que sí coincide con mi visión de las cosas).

Gracias a todos por pasar y leer.

Saludos,
Rapote

Rapote dijo...

Pero otra vez noté en la gente que "los modos de la señora" superaron a la letra de su discurso.

Recurrió otra vez al "revisonismo setentista", sí. Y apeló también a "las vicisitudes de género" con las que debe lidiar, etc. etc. etc.

Pero de su mensaje, eliminando la puesta en escena y leyendo sólo el guión, quedaron claras dos cosas:

1. No piensa modificar en gran medida las retenciones (en realidad dijo que "no se tocarán" pero la apertura al diálogo hace suponer que sí, sino para qué se van a sentar...) o al menos no para los grandes productores aclarando que las retenciones no buscan perjudicar al pequeño productor. (Luego veremos porque "del dicho al hecho...").

2. Convocó al diálogo de partes finalmente.

Algo que también quedó claro es que D'Elía es su fuerza de choque y validó todo su nefasto accionar al permitirle sentarse a su diestra, junto con sus ministros y gabinete.

.........

Luego de la "apertura al diálogo" se observó una actitud casi infantil de los piquetes camperos...

Decían que no. Que ellos ya habían pedido diálogo y se lo negaron. Entonces ahora no...

Ejem... ¿Quieren o no quieren dialogar muchachos?

¿No les parece que el paro sirvió al menos para que el Gobierno se siente a dialogar, que era lo que tanto querían?

Pero con el correr de las horas se recapacitó un poco y hoy (a estas horas en que escribo esto comenzó la reunión) se sentarán finalmente a dialogar.

Esperemos todo esto llegue a buen puerto.

Saludos,
Rapote

Chango Glamour dijo...

Mi conclusión:
Las clases populares ya perdieron y se entregaron al clientelismo.
Las clases altas cacerolisticas siguen con su inescruopulosa política neoliberal.
Conclusión: el gobierno por un lado y la oligarquía por el otro se suben a puentes antagónicos para cagarnos desde allí arriba.