Una postal africana

Qué poca vergüenza tienen
estos grupos peregrinos,
dejan solo al carretero
pa’ no convidarle vino.


Viernes sí. Y aunque con poca inspiración, me toca.

Así como se supo que el famoso Tiranosaurio Rex no era “il capo de tutti capi” finalmente entre los dinosaurios –parece que era carroñero y no el depredador temible que nos vendieron- los watusi “no existen” comparados con los masai, llevando el tema a las tribus famosas africanas.



Los masai son un pueblo nómada que hoy debe contar con un millón de individuos como mucho, desparramados entre Kenia meridional y Tanzania septentrional. Prefieren hablar su lengua, el maa, a pesar que muchos de ellos se expresan correctamente en suajili e inglés.

La mayoría de los masais mantiene su religión tradicional, aunque algunos han adoptado el cristianismo.

Los masai son pastores por excelencia y todo gira en torno a su ganado, compuesto casi en su totalidad por antílopes de la raza “elan”, que son los mas grandes entre todos los antílopes.

También tienen algunas vacas, con la que los elan suelen reproducirse, generando crías híbridas.

Estos animales híbridos –que se dan excepcionalmente- son los únicos que los masai destinan al consumo cárnico.

Los demás animales sólo se ordeñan y son sometidos a extracciones de sangre.

Con una incisión pequeña y precisa sobre la yugular de todo el ganado, los masai extraen su sangre en cantidades que no causan daño a los animales y son repuestas por la ingesta de agua y pasturas durante el día.

A esta sangre la mezclan luego con la leche ordeñada a los mismos animales, siendo éste el alimento principal de la tribu y quizás la fórmula de su fortaleza.

Aprovechan también los excrementos del ganado para la fabricación de ladrillos que utilizan luego en la confección de sus chozas, llamadas bomas.

Demás está decir que curten los cueros de los animales también.

Pero basta ya de lo social y pasemos a la acción misma…

Los masai, cual espartanos del continente negro, son también una tribu guerrera y entrenan a sus miembros desde la mas tierna infancia.

Y estos pequeños guerreros –llamados “moranes”- deben cumplir con un ritual durante la caza de un león…

Cuatro guerreros y un moran son los que van en busca del “rey de la selva”, ayudados por algunos perros, ya verán de qué raza.

El caso es que los guerreros deben darle muerte al león –tarea harto difícil a punta de lanza- mientras el moran –que es un pebete de unos 12 años- lo sostiene firmemente por la cola durante toda la pelea.

Esto templa el espíritu de los noveles guerreros, y los insufla de coraje.

A esta tribu le debemos el “aloe vera” –no porque lo hayan sembrado o nada sino porque fueron los primeros en utilizarlo para diversos usos- y la ya famosa y muy de moda raza de perros Rhodesian RidgeBack –ésos marrones con una “franja” a contrapelo en el lomo- cuya apariencia calma contrasta con su bravura (los masai los emplean en las cacerías de leones).

Es todo, una nota de interés con datos curiosos que consideré no muchos debían conocer.

G3P

2 comentarios:

Tiburina dijo...

Mencantó, muy interesante.

Chango Glamour dijo...

Vi algunos documentales de los Masai. Son muy piolas. No dejan de lado sus costumbres; por el contrario, algunos además de su ganado tienen empredimientos hoteleros, un tanto rústicos pero con todas las comodidades. El único inconveniente es que de noche hay que cerrar todo porque en ocasiones lo leones rondan el lugar. ¡Que lindo si tuviésemos guita para viajar allí!