Se armó la gorda

No se si con deleite porque la discusión en algún punto es sana o con cierta preocupación por los carriles que fue tomando, estuve leyendo los comentarios respecto al tema del campo, gobierno y de un mix propuesto por Rapote donde no soy ni uno ni otro y en el fondo de la cuestión me parece observar una necesidad de totalizar los bandos. O soy todo campo, con cardo y amanecer incluido o soy todo K con virola y todo puesto o, finalmente, no soy ni chica ni limonada o mejor dicho soy un caceroleitor y me cago en el campo y en el gobierno en su totalidad. Todo un dilema.

Probablemente la realidad en el fondo sea mas compleja y ni todo el gobierno esté en una conspiración contra el campo ni todos los chacareros sean de la misma laya. Ahora en este concierto de idas y vueltas bien complejas creo que se pueden rescatar cosas de ambos lados aún cuando al final de la partida se tome una posición por uno u otro o… como decía Rapote por ninguno de los dos.

(Nota del editor: lo que sí me molestó un poco es el comentario de un Anónimo exacerbando un dato burdamente inexacto. Punto uno: el campo no es el único lugar donde se produce valor agregado acá o en el país que elijas. Punto dos: la producción agropecuaria conjuntamente con las industrias extractivas aportan aproximadamente el 35% al PBI, el resto lo aportan las industrias manufactureras y los servicios).

Sin embargo, no quiero adentrarme nuevamente sobre este tema. En el comienzo de la nota de Rapote se desliza un comentario sobre lo “espontáneo” y lo “convocado”. Si yo no interpreté mal, donde Rapote dice “Aunque sea armado y no espontáneo como aquel Cacerolazo Original…” se vislumbra en bambalinas la misma editorial que sustentan los medios y mucha otra gente que pondera el carácter espontáneo de una manifestación como una virtud, como que eso garantiza algo inmaculado o ético por naturaleza. Frente a esto, se oponen las manifestaciones o movilizaciones organizadas como algo de menor valía o, simplemente, como algo viciado o naturalmente corrompido.

Justamente quiero expresarme en contra de esta visión que, a mi juicio, es un argumento esencialmente antipolítico (léase político no solamente como práctica partidaria sino como capacidad transformadora de la realidad de cualquier sujeto).

La espontaneidad en términos de convocatoria política puede ser estruendosa (como lo fue la pueblada de Capital del 2001–léase que no incluyo al conurbano-) pero conlleva en la misma espontaneidad la propia fragilidad que no posibilita que esas acciones puedan materializarse en el largo plazo (como quedó demostrado luego del 2001 por tomar el ejemplo mas rimbombante de los últimos tiempos). La espontaneidad carece del sustrato coagulante entre los manifestantes y eso hace posible que su dispersión sea en muchos casos de una facilidad rotunda.

En contraposición, cuando existen dispositivos de organización entre las personas no sólo las convocatorias pueden llevarse adelante con tanto o mas éxito sino que cada tipo y cada tipa que concurre tiene, en mayor o en menor medida, cierta idea (no necesariamente idea-racional -intelectual-de-clase-media) de por qué están donde están y del rol político que están jugando. Por eso creo que (aunque no comparta la postura con los caceroleros) que si esta vez pudieron convocarse es porque han incrementado cierta organización de su protesta.

Por tal motivo, me parece que desde los sectores que diseminan lenguaje por doquier (y obviamente me refiero a los medios y sus lobbistas) se ha tratado y se trata permanentemente de confundir ciertos conceptos, una de estas confusiones se posa sobre la identificación de organización con verticalismo u organización con corrupción. Creo que esa identificación es falsa, y su propagación sólo fructifica el no arriesgarse o animarse a estar agrupado u organizado en forma mas o menos permanente con los otros. Y con esa actitud no hacemos mas que ceder una maravillosa capacidad transformadora de lo que nos rodea.

Saludos
Humberto D

7 comentarios:

Rapote dijo...

Estimado Humberto:

La lógica es que un comentario "acerca de una entrada" sea escrito precisamente entre "los comentarios de la entrada".

En unos días, ni bien esta y la entrada a la que hacés referencia estén fuera de portada del Blog, nadie entenderá las referencias.

Pero te concedo la diestra en esta oportunidad porque sos casi un "blogger a la fuerza" y mucho tengo que ver con que así sea. Además lo extenso de tu expresión digamos que lo amerita...

Antes de responderte entonces daré el link de la entrada que motivó la presente, porque allí está el origen de esta respuesta tuya y citás mas de un comentario de aquélla:

¿Cacerolas Pro-Campo o Anti-K?

Ahora sí. Paso a responder/comentar el único punto sobre el que te expresaste -acerca del carácter de la convocatoria cacerolera- de la nota de referencia, que considero no era el mas importante/relevante justamente...

Y tu lectura -sobre mi pensamiento- es cuanto menos errónea porque yo mismo digo que su carácter de no-espontáneo, no le resta validez. Lo estás sacando de contexto porque mi única intención es responderle a las decenas de "caceroleitors" que me cruzo a diario ponderando la espontaneidad de sus actos mientras que, avanzado luego su discurso, resulta que les llegó un e-mail o un mensajito que los arengó.

Continuás diciendo "-cuando existen dispositivos de organización entre las personas no sólo las convocatorias pueden llevarse adelante con tanto o mas éxito sino que los que concurren tienen, en mayor o en menor medida, cierta idea de por qué están donde están y del rol político que están jugando. Por eso creo que (aunque no comparta la postura con los caceroleros) que si esta vez pudieron convocarse es porque han incrementado cierta organización de su protesta..." y me das pie para decirte que la convocatoria de las 15 horas de hoy en apoyo al Gobierno K se contrapone a tu enunciado porque un grueso porcentaje de los concurrentes no tiene la "cierta idea" que mencionás de por qué está en donde está.

Es mas, ni saben qué políticas están apoyando con su presencia y sus cánticos.

¿O desconocés el pago de $50 + traslado para muchos de los "bultos" que se acumularán en esta Plaza Mentirosa?

El componente de la convocatoria de hoy, y siempre en mi estricta opinión por supuesto, estará dado por militantes del PJ -que son parte del asunto-, "actores de reparto" profesionales -porque cobran- que son traídos en micros (y muchos pueden dar cuenta de esto), personas que estén en una postura anti-agro y, finalmente y en porcentaje exiguo, personas que apoyan al Gobierno por convicción (sin ser allegados a los militantes ni al Gobierno K).

Un abrazo,
Rapote

Humberto D dijo...

Rapote, varios puntos tengo para contestar tu réplica in extenso. Puede ser que las reglas sean que un comentario sobre una entrada tenga que tener vida solo en el mundo de los comentarios y no en el mundo de las entradas. Entonces, trataré de ceñirme la vez próxima a la geografía de los comentarios.

Una vez aclarada la forma paso al contenido. Si mi exégesis no fue correcta, cosa que anticipé como algo posible en el post, pido las disculpas del caso. De todos modos, la inclusión de ese párrafo al inicio no tiene sentido (porque como bien vos decís el resto del post discurre por otros caminos) a menos que sea algo que el autor piensa o que se lo está contestando a alguien (como decís vos en tu comentario). Como lo segundo no tengo la posibilidad de saberlo de antemano porque no está explicitado, me incliné a pensar en lo primero. Pero por lo que veo no sería así.

Ahora sí es momento de intentar una respuesta, a pesar del espacio acotado, a tu paréntesis de cinismo sobre la manifestación que aconteció hoy. En primer lugar, sería bueno que cumplieras lo que pregonás y no descontextualices lo que he escrito, porque en tu cita se omite (espero que no deliberadamente) lo siguiente “(no necesariamente idea-racional -intelectual-de-clase-media)” y con esto comienzo a responder:

Voy a descomponer en dos el contenido de tu imputación, por un lado me voy a referir a la cuestión del clientelismo, o sea al pago por concurrir y en segundo término al tipo de idea o convicción que puede arrastrar a una persona a movilizarse.

1. Es cierto que existe el clientelismo y que a mucha gente se le paga para asistir a manifestaciones. En este punto coincido con vos en que no es bueno y que propaga una mercantilización de lo político. Donde sí estoy en desacuerdo es en las proporciones que tu “opinión o percepción” esbozan. Es imposible sostener la concurrencia de, digamos, 100000 mil personas en base a la distribución de dinero. Si fuese así cualquiera que tuviese recursos económicos ilimitados podría introducir su candidatura política cuando quisiese y llenaría una, dos o más Plazas de Mayo con solo hacer efectivo un cheque al portador. Creo que la proporción a la que vos te referís es sustantivamente menor. Por otro lado, te sorprendería observar, si te adentraras en el tema, que la mayoría de esos actores de reparto, esos militantes, no cobra un mango por militar políticamente, es mas muchísimos ponen de su bolsillo para organizar actividades diversas en sus barrios.

2. La segunda parte del clientelismo tiene que ver con la extendida falacia de que es un atributo exclusivo de los políticos o (mas ampliamente) de los militantes políticos. Esto no así y voy a citar algunos ejemplos de otros ámbitos:
Trabajando en un banco de primera línea nos enviaron a Puente de la Noria en el año 95 a afiliar masivamente (con argumentos espurios) a las AFJP a cambio de una pelota de fútbol. Que tul, ningún diario dijo nada.
Uno mas actual, la coerción que se ha hecho sobre numerosos trabajadores rurales para que vayan si o si a las rutas y que no salió ni en el billiken.
Último. En una consultora de primer nivel en la que trabajé, en el año 99 teníamos una lista de 50 periodistas pagados con los que hacíamos lobby informativo o desinformativo para las empresas clientes.

Podría citar mas ejemplos. Estos casos no justifican la mercantilización de la política pero tampoco creo que sea un fenómeno de degradación exclusivo de la política, o de la policía o de los sindicatos solamente. Aunque en boca de un político admito que adquiere una dimensión mas dramática.

3. La omisión que hiciste de lo que puse entre paréntesis era importante porque muchísimas personas pueden movilizarse aunque desde un punto de vista intelectual no entiendan lo de las retenciones o cuestiones complejas del entramado político. Sin embargo, tienen conciencia cotidiana y empírica de cuáles son sus intereses y se movilizan, emocionalmente, valorativamente, culturalmente, religiosamente si querés.

Iba a poner mas cosas pero se haría un tractatus y no un comentario
Salute
Humberto D

Rapote dijo...

Humberto:

1. No me queda claro lo de las 100.000 personas. Y de todas formas hablamos no sólo de los que fueron por los 50 mangos sino de los recursos empleados para traer militantes desde todos los confines de la nación.

Está claro que el militante no cobra. Su interés es político e "invierte a futuro" en muchos casos.

2. Es bien cierto que no es actividad exclusiva de los políticos esto de pagar a cambio de un favor -en este caso hacer número en una plaza- pero vos mismo aclarás que en el caso de un político "-...adquiere una dimensión mas dramática..."

3. La omisión no fue tendenciosa. No quiso serlo al menos. Simplemente estaba citando un párrafo bastante extenso -en algo que ya está tomando desde la entrada misma y todos estos comentarios una dimensión gigante en cuanto a espacio- y no tuve peor idea que "ahorrar" con lo que estaba entre paréntesis apelando a que todo el que esté leyendo estos comentarios de seguro ya leyó la nota entera y sabe qué y cómo se expresó todo.

Sobre este último punto debo decir que -al igual que dije que muchos caceroleros se sumaron al batifondo alumínico sin apoyar al campo- muchas de las personas que vi en la plaza me dieron la sensación de no apoyar directamente al gobierno sino de tener las bolas llenas de la actitud y posición asumida por el campo. Percepción que sustenta mas tu último punto de paso.

Saludos,
Rapote

Ra dijo...

los que salen a cacerolear no entienden nada!
eso no funciona, hay que pensar en otra cosa. por ejemplo: no volver a cometer los mismos errores!!!

Gradiva dijo...

Hola a todoslos TN. Los leo desde España y he seguido con interés los comentarios de Rapote y de Humberto D en torno a la así llamada "crisis del campo". Ya nadie puede permanecer ajeno al tema, imagino. A mi me llegan todos los días dos o tres mensajes negativos que van desde un desagrado moderado hasta la furia más desenfrenada (con malas palabras, etc.) Pero la verdad es que, independientemente de que los K tengan un estilo de gobierno que a la gente le molesta y al margen de algunas medidas impopulares que hayan podido tomar, esta crisis no parece justificada por la realidad que se percibe a distancia. La gente con la que yo me comunico está toda bien, y en general mejor que yo, que estoy "en el Primer Mundo" . En Argentina no hubo matanzas, no hay cárceles ilegales, los K. no mandaron a la juventud a ninguna guerra estúpida o codiciosa, el país está produciendo y creciendo y dejando atrás otra crisis que en el estilo se parece mucho a ésta. Por muy desagradables que resulten los K y su estilo --o De la Rúa y su estilo-- nada justifica poner al país al borde del colapso, nada justifica las insinuaciones golpistas que se advierten en las declaraciones de la oposición. Serán altos los impuestos para el campo, pero tambièn es cierto que se han recontraforrado con la soja en estos ùltimos años, es cierto que el pueblo argentino no puede pagar por el grano lo que paga el europeo, y es cierto que no se puede vender todo lo que se planta, ni plantar sólo soja. Como sea, y tenga razón quien la tuviere, esta historia (igual que las anteriores) terminará con la clase media pagando todos los platos rotos. Con los de arriba no es fácil meterse (pruebas al canto), y a los de abajo no hay nada que sacarles, por lo que cualquier estropicio, pérdida o déficit que en medio de esto se genere lo tendrá que "financiar" la clase media con mayores impuestos, secuestro de sus ahorros, no-prestación de servicios, etc. Es decir, esta crisis podrá acabar con los K, si es lo que buscan, pero será costosìsima para el país. El precio no lo pagaràn ni los partidarios de Miguens ni los piqueteros. Lo pagarán Rapote, Humberto D, Tiburina y todos los que como ustedes están poniendo en el sistema mucho más de lo que sacan. Y lo pagarán sus hijos con pérdida de servicios y de oportunidades, igual que lo pagarán sus amigos y toda la gente que tiene un sueldo o un emprendimiento pequeño. Ya ocurrió varias veces, y por lo visto volverà a ocurrir.

Una vez más, a los argentinos les están calentando la cabeza; una vez más no se dan cuenta de que están debilitando su inestable democracia, saboteando su progreso y pateando el tablero de una partida que tenìan casi ganada. Salvo que en el mundo estalle otra gran guerra -únicos momentos en que la Argentina realmente se enriqueciò-- difícilmente se repita la magnífica posibilidad que se le presenta al país con esta coyuntura internacional. Un país sin industria fuerte y con un modelo agroexportador tan atrasado puede no volver a tener otra chance como esta. Pero en lugar de encontrar a la población entera trabajando día y noche para aprovecharla, vemos que se ha parado intencionadamente toda la productividad (porque tambièn se puede protestar y trabajar), que se ha renovado hacia afuera la imagen de país "not reliable" y que diciembre 2001 está a la vuelta de la esquina. Se quiere generar, gracias a un descontento que es más que nada visceral, no racional, un estallido social que presumiblemente servirá para desalojar a los feos y despóticos peronistas del poder y facilitar el advenimiento de gobernantes más... Mas qué? Que les gusten más a quiénes?, Porque esta gente fue legítimamente elegida, igual que fue elegido Illia, igual que Frondizi, igual que Alfonsín, igual que De la Rúa... Muchos argentinos estaban furiosos con ellos tambièn. La Argentina perdiò siempre que ignoró la legalidad de un gobierno. Contrastar con los ingleses: "My country, right or wrong!", o con la actitud de los americanos (¿Qué tendrìan que hacerle ellos a Bush?).

Insisto: Las explicaciones que nos llegan a los que estamos aquì no alcanzan para justificar nada. Todo hace pensar que, ademàs de la insatisfacciòn que pueda haber con el gobierno, las revueltas están fogoneadas por grupos o sectores que se beneficiarían con una nueva "recaída" del país o con un gobierno más amigo de los inversores internacionales. A futuro, la Argentina tendrá que modificar ese modelo econòmico obsoleto y tendrá que crear una industria diversificada y eficiente para agregar valor a lo que produce y poder alguna vez dejar de exportar materias primas sin procesar. Pero este momento irrepetible hay que aprovecharlo trabajando y produciendo. No parando el país, no desacreditando al paìs a los ojos del mundo, no forzando una pulseada para ver quién puede aguantar más, si el gobierno o el campo, porque, en el medio, es el paìs el que no aguanta. Ya lo dijo Ortega: "¡Argentinos, a las cosas!" Un abrazo a todos, una disculpa por dar la lata, y una aclaraciòn: NO SOY NI NUNCA FUI PERONISTA pero ya aprendí que en la vida se puede ser peronista y tener razón.

18-jun-2008 22:46:00

andypancha dijo...

ME SACO EL SOMBRERO ANTE EL COMENTARIO DE GRADIVA Y NO TENGO NADA MAS QUE APORTAR YA ESTA TODO DICHO SOLO QUE ME HISO SENTIR UN POCO CHIQUITITA, VE A LA DISTANCIA LAS COSAS MAS CLARAS QUE LOS QUE LAS ESTAMOS VIVIENDO.
NADA MAS

Gradiva dijo...

Estimada AndyPancha: Gracias por tu comentario. Pero te equivocás al afirmar que no tenés nada que aportar, porque ya lo hiciste: Te tomaste el trabajo de leer, de evaluar, de cuestionarte el tema. Te parece poco? Es justamente lo que hace falta. Para los que sigan el tema, aquí les mando algunas frases tomadas de un artículo que apareció hoy y que me pareció ilumina algunos aspectos del asunto. Un abrazo a todos, GRADIVA.

"En estos mismos días de intensa puja política con la excusa de las retenciones móviles, el mundo sigue brindando argumentos contundentes sobre la imprescindible necesidad de intervención activa del Estado en el sensible mercado de los alimentos y, por lo tanto, en la renta extraordinaria agropecuaria. México anunció el congelamiento de los precios de más de 150 productos alimentarios básicos hasta el 31 de diciembre de este año, entre los que se incluyen diversas marcas de aceites, frijoles, atún, jugos, sopas, café, leche, entre otros. Por su parte, Uruguay acordó con la industria frigorífica congelar hasta el 31 de agosto el precio de tres cortes de carne vacuna, y definieron ajustes menores al pretendido por el sector empresario para el resto. Hace poco Brasil suspendió la exportación de arroz, que junto al frijol negro es la base de la alimentación de los pobres de ese país. Existen varios ejemplos más de países que han empezado a aplicar instrumentos de política económica para asegurar la soberanía alimentaria de su población."

"...el impacto devastador del aumento de los alimentos sobre los más vulnerables de la sociedad, ya sea con piquetes que desabastecen o cuestionando las retenciones móviles..."

"...el bloque económico más poderoso emergente del nuevo siglo confunde, tergiversa y cautiva conciencias. Como antecedente para almas atribuladas por la magnitud del conflicto, los bancos y las privatizadas hicieron lo mismo durante la década del noventa, con el mismo acompañamiento de gran parte de la prensa y el entusiasmo de un sector de la clase media, con los resultados ya conocidos."

"La confusión es la principal estrategia elegida por la dirigencia del sector del campo privilegiado por muy elevados precios internacionales de los granos."

"...El artículo 755 de esa norma dispone que el Ejecutivo podrá “gravar con derechos a la exportación, desgravar y modificar los derechos de exportación establecidos (...) con el objeto de cumplir algunas de estas finalidades:

"- Asegurar el máximo posible el valor agregado en el país con el fin de obtener un adecuado ingreso para el trabajo nacional.

"- Estabilizar los precios internos a niveles convenientes o mantener con volumen de oferta adecuado a las necesidades de abastecimiento del mercado interno.

"- Atender a las necesidades de las finanzas públicas”.

azaiat@pagina12.com.ar

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-106430-2008-06-21.html