Educar con ética, una utopía


Sè que voy a recibir muchos palos despuès de escribir esto. Pero de eso se trata ¿no? de expresar lo que se siente, de ir de frente y defender las convicciones y esperar que los que peguen los palos sean personas con convicciones, y el resto, que intente tenerlas.

Mis opiniones o aseveraciones sonaràn bastante diferentes de las del resto. Serà que no comencè por la docencia, sino por trabajar en una oficina de seguros, 11 horas al dìa, en donde no se veìa el sol, muy por el contrario, en esa època, mirarlo, estaba penado.

Entonces, llega el dìa en que elijo dedicarme a la educaciòn, a poder compartir con la juventud, mis experiencias, parte de mis errores, para que no los cometan y si, tambièn los contenidos necesarios para que puedan llegar a pisar las escaleras de la UBA, o las escaleras de algo bah!

Necesitarìa màs de una càmara oculta para que puedan comprender parte de lo que de ahora en màs me dedicarè a comentar.

"La educaciòn està en terapia intensiva, se necesitan dadores de sangre con voluntad y vocaciòn". Asi deberìa titularse el pedido de auxilio para cubrir todos los cargos vacantes que hay desde hace ya màs de un año en las escuelas porteñas, en todos los niveles. Hay cargos vacantes literalmente y hay cargos vacantes metafòricamente, de esos, hay a montones.

Y a uno no se le va el vicio de hacer las cosas con ètica, y obvio, la ètica fue diagnosticada como nociva hace rato, el problema es que no hay vacuna, pero muchos la consiguieron, como consiguieron el aceite con que se untan cada mañana, para que todo les resbale.

¿Quiènes son los algunos?, bueno esto comienza asi, no se pueden describir a los "algunos" en un solo toque, pero todos estamos implicados, todos, en cierta manera todos.

Entre la alternativa del mate, los bizcochos de grasa, el cafè y las facturas, o ponerse a laburar, yo tuve la desgracia de elegir la ùltima, y lo peor, es que no la quiero cambiar. Ni ahì que le voy a dar a los bizcochos, con lo que cuesta adelgazar un gramo.

La educaciòn està en terapia intensiva y algunos sostenemos la manguera del suero, y si el brazo se nos acalambra, seguimos; con una mano la sostenemos y con la otra escribimos en el pizarròn despintado y buscando una tiza como quien busca un lingote de oro: "La educaciòn es la mejor salida, es la que te va a permitir ser alguien."

Y el sachet del suero va consumièndose, entonces "algunos" abrimos el monedero y compramos otro, y ponemos la oreja y ponemos las ganas, y ponemos el hombro y ponemos el pecho y èste se nos hace pelota... y con la mochila llena de todo eso y la carencia de todo lo que dejamos en los pasillos y las aulas, llegamos a casa, donde nos esperan para que les demos una sonrisa y parloteamos como loros y contamos las injusticias que vemos y llenamos de mierda la mesa familiar, en pos de la justicia social.

Mi cabeza estalla, porque el enganche con lo que se vive es tal, que el descanso no viene, porque el suero se acaba y somos tan pocos los que hacemos la guardia... todo esto creo que el pueblo no lo sabe, se quedò en la època en que el 30 de noviembre nos ìbamos de vacaciones, y los quince dìas de las de invierno y se sigue escuchando: tienen tres meses de vacaciones, tienen vacaciones de invierno, laburan cuatro horas... (buaaaaaahhhhhh).

Okey, por hoy demasiada catarsis, ahora me gustarìa leer què opinan, què creen que le falta a esto que es lo màs importante que un paìs debe tener y està en ruinas hace rato: La educaciòn.

Por lo pronto sigo pidiendo con desesperaciòn, compañeros que quieran venir a donar sangre para sacarla pronto de terapia y aunque no le den el alta, la pasen a una sala comùn y puedan realmente visitarla "todos."

Hasta la pròxima.

6 comentarios:

Celes dijo...

Por qué vas a recibir golpes?
yo pienso igual que vos
Y habia escrito un montón de cosas y se me tildó todo
asi que pongo eso nada más

Rapote dijo...

Bueno señores, acaba de presentarse por sí sola con esta, su primera publicación en Tiburones de la Noche.

Se trata de la última incorporación a nuestro staff de editores y firmará como Yo, la peor de todas.

Como habrán leído en su nota es docente de la Ciudad de Buenos Aires, comprometida con su trabajo y con la convicción de que "la educación puede (y debe) mejorar."

¡Bienvenida al Blog TN!
Rapote

yO, LA PEOR DE TODAS dijo...

Gracias Celes, es que a veces uno siente que nada contra la corriente... cuando tengas ganas de volver a escribir lo que se borrò, hacelo porfi, me encantarìa leerlo.

Mil gracias Rapote, por darme esta oportunidad y por semejante presentaciòn.

Tiburina dijo...

Bienvenida!

Zippo dijo...

¡Bienvenida Usté, la peor de todas!
(aunque eso está por verse, hay cada uno por acá que le disputarán el cetro, vea.)

YO, la peor de todas dijo...

Gracias Tiburina, intentarè hacer las cosas lo mejor posible.

Gracias zippo, y bue, no vamos a entrar en competencias, hagamos catarsis y que sea lo que sea.