Una bella película


No tuvo mucha publicidad, y la mayoría de los cines la bajó de cartelera en la primera semana de estreno acá en Argentina. La película de la que les voy a hablar se llama Bella y narra una historia de amor que cambió la vida de tres personas para siempre.

Nina es una camarera en la ciudad de Nueva York que descubre que está embarazada y es despedida de su trabajo en la misma mañana. José es su compañero de trabajo, que se solidariza con ella y la acompaña en este difícil momento que le toca vivir. Juntos van a descubrir que - por mas difícil que parezca - los problemas tienen una solución, siempre y cuando uno esté dispuesto a buscarla.

La acción transcurre prácticamente en un solo día y nos muestra la difícil realidad de ser un latino trabajando en Estados Unidos y cómo el “sueño americano” puede esfumarse de un segundo a otro.

También nos demuestra que - cuando de tomar decisiones difíciles se trata - es importante rodearse de amigos. Destaca el valor de la familia y el apoyo incondicional de aquellos que te quieren.

Dirigida por el mejicano Alejandro Gómez Monteverde este film independiente sorprende por su belleza visual y sus primeros planos; fue un éxito en numerosos festivales y con un presupuesto relativamente bajo, logró posicionarse entre las películas mas vistas del año 2007 en Estados Unidos.

Llegó recién ahora a la Argentina, pero valió la pena la espera. Todavía la están pasando en dos cines de Capital el Monumental (Lavalle 780 - 4393-9008) y el Premier (Av. Corrientes 1565 - 4374-2113). Es una muy linda película y seguro que va a gustar.

Saludos y hasta la semana que viene.
Pedro Ignacio Costa.

4 comentarios:

Tiburina dijo...

Ah el sueño americano, pero para los americanos nomás y para los americanos que viven en una nube de pedo también.

Vill Gates dijo...

A alguna gente les choca porque habla de valores que no comparten como la vida humana y el respeto mutuo. Un diario la despedazó pero por eso, porque no la entendieron, depende desde el lugar que te pongas.

Rapote dijo...

Muchas veces nos encontramos con buenas películas que "no venden".

Y con otras -como cualquiera de Roland Emmerich por citar algunas desastrosas- que son muy malas y baten récords de taquilla (y permanencia en cartel por supuesto).

A veces nos topamos en video con tremendas películas y -averiguando- nos desconcertamos al comprobar que ni pasaron por las salas de cine porteño.

Una lástima. Porque nos perdemos lo bueno en beneficio de "lo que vende"...

Por estos días veo difícil que pueda concurrir a verla pero ya me la anoto para cuando salga en video.

¡Un abrazo Pedro!
Rapote

La Cuenta Por Favor dijo...

Muy sabias palabras amigo Rapote, que no venda no significa que sea malo, y Vill es cierto que la película habla de valores que no todo el mundo comparte o que se han perdido en el tiempo, también creo que no la entendieron.