El Planetario




La toma de esta fotografía me llevó 45 segundos. Utilicé una cámara realizada con una lata de yerba. En el cuadro quise incluir a unos patos que estaban a pocos metros, pero apenas vieron que mi intención no era darles de comer, se metieron al agua y cruzaron a la pequeña isla del lago. Una lástima: por la perspectiva y el enfoque infinito de la cámara estenopeica, hubiese sido muy interesante ver un pato más grande que el planetario.

Sobre esta magnífica obra arquitectónica, me gustaría citar datos curiosos que encontré en el sitio web del Planetario como los siguientes:

La primera función se realizó el 13 de junio de 1967 pero la apertura definitiva para el público en general se realizó el 5 de abril de 1968.

Su cúpula semiesférica tiene 20 metros de diámetro y está recubierta interiormente con chapas de aluminio, que sirve como pantalla.

En el centro está ubicado su corazón: el auténtico planetario. Lo que se llama el instrumento planetario es un aparato de 5 metros de altura y 2,5 toneladas de peso, que tiene unos cien proyectores.

Casi siete millones de personas ya vieron alguna de las 25.000 funciones que se brindaron durante tres décadas.

Si no sos una de esas siete millones de personas, no pierdas la oportunidad. Para mí fue una experiencia muy recomendable.

13 comentarios:

Zippo dijo...

Fernando, tan buena como la foto misma es la composición a ras del suelo.Me gustó el ataque, o la confluencia de las piedras hacia el Planetario, el cual he tenido el gusto de conocer. Muy bueno.

El Gaucho Santillán dijo...

Stepano què?? Che, pero ya estàs como el vengador Pitufante, que pone una foto rara y dice que es "macro".

Yo, perdonenmè, pero de la "Kodak Fiesta" no me sacan, que la manejo de lo màs mejor.

De todas maneras, linda foto.

YO, la peor de todas dijo...

Hermosìsima foto Fernando, nunca le habìa prestado atenciòn a las piedras. Sì conocì el lugar hace muuuuucho cuando era una niña!!!
Hace raaato ya, y nunca me olvidè de lo que vi!!!
Felicitaciones

Fernando Tognis dijo...

Zippo: las piedras ciertamente hacen a gran parte de la composición.

Gaucho Santillán: cada maestro con su lirbrito. Nunca tuve una Kodak fiesta, epro me muero de curiosidad por ver algo de tu producción "fiestera" ;)

Yo, la pero de todas: muy estéticas las pidritas pero caminar por ahi arriba es un calvario. Por eso caminarán así esos patos, supongo.
Al igual que todos, creo que la experiencia del planetario en la infancia inolvidable.
Gracias a todos

Ra dijo...

muy buena foto!

Guty dijo...

Muy buena, esas piedras que se ven enormes parecen calaveras enterradas.

"Nano" BARBERÁN ZANGARO dijo...

Por suerte, no hace mucho volvì a visitarlo. Causa placer escuchar las expresiones de asombro de los niños.
Una foto similar tengo. Con piedras, pero en vez de haber un lago artifical es Lago Puelo y con montañas en lugar de ese bello edificio.
Como siempre, mi admiraciòn para su obra.

Fernando Tognis dijo...

Ra: sin la ayuda del sol, la foto no existe ;)

Guty: me encanta que transmitas la impresión que te causa la foto.

Nano: qué bueno que pudiste hacerlo en un entorno natural, ciertamente más interesante para nosostros los bichos de ciudad.

GRacias a todos.

Vill Gates dijo...

Mirá vos, la camarita que te hiciste con una lata. Seguro que no le pusiste megapíxeles (!)
Buena la foto, una artesanía mijo.
Saludos.

Fernando Tognis dijo...

Muchas gracias, Vill Gates. Como la lata es de yerba, supongo que debería referirme a yerbapíxeles... ;)

Antes Muerta que Sencilla dijo...

La ultima vez que fui al planetario lo hice con mis hijos, hace como 3 años...la voz del locutor me fue guiando de lo macro a lo micro.En sintesis su voz de Pancho Ibañez (¿seria el?) me convencio de que frente al universo somos menos que arena, y sintiedome asi de insignificante me quede tan dormida que hasta babee (perdon pero es la pura verdad) A ver, entre el cielo y las piedras prefiero las piedras que las puedo tocar, agarrar, tirar y me hacen sentir que soy la que domina y que mi existencia vale algo jajajaj....Excelente foto.

Fernando Tognis dijo...

Gracias, Antes muerta que sencilla.
La verdad es que a veces pienso lo contrario. Deberíamos pensar más en el universo y tiempo infinitos para darnos cuenta de que nuestra existencia es efímera aunque importantísima. Eso nos sacaría un poco del egoísmo y nos llevaría a tener una actitud más ecológica y fraternal. Nuestra existencia vale y mucho, pero de a uno se nos puede ver como insignificantes ;)

Rapote dijo...

La última vez que recorrí la zona -fué un domingo- había una reunión de propietarios de perros bassets ("batatas" que le dicen).

Son bastante lentos los canes ésos eh. Por ahí tiene una buena estenopeica con aquellos animalitos (menos propensos al escape que los patos).

;) Rapote