¿Cuándo dejarán de construir?



Seguramente muchos de ustedes escucharon casos sobre personas que “estuvieron a punto de volverse locas” por los ruidos molestos de alguna construcción cercana a su domicilio. Peor es el caso de aquellos que de un día para el otro dejaron de recibir el aire y la luz en el patio o terraza de su casa. Y también están los que venden la casa para que construyan un edificio que impida que el sol y el aire entren al patio, terraza o balcón de la casa del vecino, y así sucesivamente…hasta que nos vamos transformando en una ciudad de topos donde corremos por túneles de cemento…porque a la tierra ya ni la conocemos: hace años que en Buenos Aires la sepultamos bajo el asfalto y el hormigón.

En mi caso, desde enero tengo que soportar los ruidos molestos de una mega construcción frente a mi departamento, y cuando digo ruidos molestos, me refiero a realmente insoportables. La obra en cuestión tiene lugar en el Hospital Italiano y su fin es ampliar un pabellón que, según dicen, traerá muchos beneficios (para quienes puedan pagarlos). Sin embargo, me pregunto cuál es el beneficio de construir mientras destruyen la calidad de vida de los vecinos, entre los que lamentablemente se encuentran los mismísimos pacientes del Hospital Italiano, en especial los del pabellón de oncología, que quizás estén pasando sus últimos momentos con la calidad de vida que les puede proporcionar el arrullador taladro neumático, el relajante zumbido de los grupos electrógenos y camiones mezcladores de cemento, y los formidables estruendos de la pala mecánica que tira toneladas de piedra y tierra dentro de los acoplados de acero de los camiones de carga.

¡Qué hermoso sería si el mundo lo despidiese así a uno! ¡Qué lindo como mejoran la calidad de vida de los enfermos con la musicoterapia de ensordecedoras maquinarias!

Por toda esta indignación que siento, y para que ustedes conozcan la situación y piensen dos veces antes de afiliarse al Italiano, es que quiero finalizar este post con una foto que tomé hace bastante tiempo en Puerto Madero y que titulé “¿Cuándo dejarán de construir?"

15 comentarios:

Zippo dijo...

Ah, muy bien. Nos lanzamos de cabeza, Fer, qué bueno. La frase de "topos corriendo por túneles de cemento" es majestuosa. Y la foto, es un grito implorante de libertad. Muy bueno, me encantó.

Milenius dijo...

Ay, la ciudad... Tengo la suerte de vivir lejitos de la capital; y es impresionante el contraste cuando por algo tengo que ir, y vuelvo entonces a casa, al silencio, la quietud, el pastito...
Qué suerte no tener el subte cerca. Ni las paradas de colectivo. Ni los taladros... Prefiero mil veces viajar un poco más pero dormir tranquila.

Fabiana dijo...

Buenassssss..

Vengo desde la casa de la Mona, para opinar con conocimiento de causa.. :P

Yo tengo no una, si no, dos construcciones cerca de casa..
Para ser mas exactos: una en la misma cuadra(que por suerte ya la terminan..), y la otra en frente, y juro que todavía no me queda claro que van a hacer ahí.. :S

Si a eso le sumamos la cabecera de Palermo del 12, que queda abajo de mi edificio.. :P

Ahora, los del hospital Italiano son de terorrr..

Un abrazo! :)

Fernando Tognis dijo...

Zippo:
muchas gracias por los elogios!

Milenius: coincido plenamente con vos. Tengo la suerte de escapar de la ciudad los fines de semana. Espero pronto poder ir alejándome de a poquito y cada vez más. Pero me parece que a la larga, no habrá escape en ninguna parte. La única buena solución a largo plazo es cambiar de lleno nuestras políticas de planificación urbana y de explotación industrial. Imaginate que uno se podría ir a vivir a Patagonia o al Noroeste, al medio de la montaña, y este sistema destructivo al poco tiempo te pone una minera a cielo abierto, como es el caso de Santa Cruz y Catamarca.

Fabiana:
El mundo es un pañuelo (de cemento). Si una de las construcciones que mencionás es la que está en Av. Santa Fe, cerquita de Carranza, te cuento que en la casa chorizo/pensión que demolieron nacimos mi hermana y yo.

Saludos a todos.

Anónimo dijo...

Fernando, soy Adriana Aljabas y queria compartir y transcribirte parte de un trabajo mío sobre el "habitar y el hábitat" cuando cursé hace un par de años el posgrado en Educación Ambiental...
"En muchas lenguas, en vez de habitar puede decirse también vivir. ¿Dónde vive usted? preguntamos cuando queremos saber el lugar en el que alguien habita. Aquello que citara el filosofo Iván Illich “dime cómo vives y te diré quien eres” .
Equiparamos habitar con vivir cuando nuestro entorno es habitable y nosotros somos habitantes. Cuando toda nuestra actividad se refleja en la habitación, que es una huella de vida de quien la construye y mora en ella. Cuando los habitantes de una comunidad dejan en ella su huella, haciéndola habitable.
El arte de habitar no sólo crea espacios interiores. Hace habitable también lo que está mas allá de sus umbrales, las zonas comunales, a cuyo uso todos tienen derecho pero sólo en la forma comúnmente reconocida por la comunidad."
y regalarles esta reflexión: Veo el verde tapiz de una plaza que mañana morirá y muerto el verde solo hierro crecerá..."
tu foto es espectacular ya te la habia comentado en otra oportunidad
un abrazo!!

Fernando Tognis dijo...

Muchas gracias, Adriana. Muy cierto lo de “dime cómo vives y te diré quien eres” y tu reflexión sobre las zonas comunales. Casualmente, el miércoles pasado, los trabajos y los ruidos en la obra se extendieron hasta las nueve de la noche. Cuando fuimos a hablar para pedirles que pararan, los únicos que quedaban allí todavía trabajando eran el capataz y los obrero. El director de obra...bien gracias, ya se había ido al barrio privado.

biR dijo...

muy buen post de un tema que da para debate combate. (Escribo en el "recreo de almuerzo" del laburo y la banda sonora es el taladro, o vaya una a saber que instrumento cortante, que están usando en la construcción de al lado).
El mes pasado,estando en mi ciudad natal deslicé un descuidado "pero no hace frío acá...ah, es el sol". Un segundo después me dí cuenta de la tragedia que contenia esa frase. El hecho de que la ciudad haya desnaturalizado por completo la tierra, el sol,el río, me parece irritante. Que se empeñen en poner cemento en cualquier rincón que quiera respirar, que la tierra sólo sea apreciada por la cantidad de pisos que en ella pueden construirse (y si entran muchisimas personas apretadas, mejor)me parece tristísimo y despreciable.

No sé.yo aún te soy de sentarme en el pasto y de ponerme contenta con el olor a tierra mojada. Y eso es algo que no pienso dejar que esta ciudad me robe.Cuánto más lindo sería buenos aires menos alto, menos gris y más verde.

Fernando Tognis dijo...

Muchas gracias Bir. Opino como vos. Parece que las cosas simples y naturales de la vida, como el sol, la tierra mojada, el pasto y los árboles poco valen frente al dinero que se puede generar si arrasan con todo eso y hacen un fantástico emprendimiento inmobiliario. Eso si, todos durmiendo apretaditos y uno arriba del otro, como en los gallineros.

Fabiana dijo...

Nuuuuuuuuuuuuuuuuuuu...

Si, es esa la que menciono!!

Increíble.. :O

Me quedo con la frase "el mundo es un pañuelo de cemento", muy cierto.

Un beso y buen finde! :)

Zippo dijo...

¿Vieron? Tognis está inspirado, parece que es sensible a este tema y le sale lo mejor de él.

Fernando Tognis dijo...

jajajajajajajja sí Zippo, no sé si me inspira pero la realidad es que es uno de los temas que más me quita el sueño. En cualquier momento te pido alojamiento en Mendoza, si es cerquita de un viñedo, mucho mejor. Aunque hay los viñateros grosos son flor de garcas también y explotan a más no poder.

Rapote dijo...

Muy buena Fer. Y como ya mencionaron, la prosa le da una altura al post que con la estenopeica sola no alcanzaría.

Volviendo al aspecto técnico pregunto: ¿Para esta toma utilizaste la ya mítica "Yerbera" con exposición de 30 segundos?

Me gustó mucho cómo quedó la estenopeica, de las mejores que tenés. Y esto -ponderando tus trabajos- es mucho decir.

Saludos,
Rapote

Fernando Tognis dijo...

Gracias, Rapote. Sí, esta foto es de la yerbera, pero era un día muy nublado así que dejé la latita/cámara exponiendo (es decir, destapando el "sofisticadísimo" sistema de cinta aislante negra) por dos minutos, más o menos.
Abrazos y buen fin de semana.

bloggercrash dijo...

La foto es fantástica y terrible a la vez el contraste de la figura y el fondo. Excelente elección.

Fernando Tognis dijo...

Muchísimas gracias, Costa.