Perdón, Perdón, Perdón.

Hoy es el día del perdón (Iom Kipur), y si bien me enseñaron a no comenzar un escrito pidiendo perdón en este caso no puedo evitarlo. A diferencia de lo que la mayoría de la gente cree, el Iom Kipur no es un dia triste. En este día que culmina una serie de diez días de reflexión que comienzan en "Rosh HaShana" (año nuevo) es el tiempo en que reflexionamos sobre nuestras acciones durante el año que termina y sobre lo que debemos cambiar para ser mejores personas en el año que comienza.
Según los preceptos religiosos este día no se debe ingerir alimentos o bebidas, bañarse o tener "relaciones matrimoniales".
En Israel este día se vive de una manera especial.
Pese a no haber ninguna prohibición legal el día de Iom Kipur no circulan autos ni se come en publico. Esto hace que las calles se encuentren desiertas de coches (solo circulan vehículos de emergencia) y la calle es tomada literalmente por la gente que desde la tarde donde comienza la festividad hasta la que termina (al atardecer del día siguiente) salen a caminar o a andar en bicicleta, monopatín, patines o lo que tenga rueditas pero sin motor.
A partir de las seis de la tarde las calles se llenan de chicos que con sus bicicletas disfrutan de la ausencia total de autos y se organizan en grupos para hacer paseos que pueden llevarlos a visitar otras ciudades cercanas. Los mas chiquitos en sus triciclos o en sus bicis con rueditas giran sin parar en las innumerables rotondas que tiene la ciudad bajo la atenta mirada de los padres que los miran sentados en los cordones de la vereda o sobre alguna de las piedras que adornan la rotonda.
En la ciudad en que vivo, la calle principal se transforma en una marea de "gente blanca" ya que ese es el color preferido para vestir en el Iom Kipur, y los adolecentes ganan la zona mas centrica en reuniones que duran toda la noche.
Ahora vuelvo a salir para disfrutar de la libertad de caminar por las calles sin autos y ver la felicidad en la cara del los chicos que se convierten por un día en los dueños de la calle. Entonces cuando hoy a las seis de la tarde vuelvan a circular los autos los chicos cansados de tanto andar pero felices preguntaran a sus padres: "Papi, cuando es de nuevo Iom Kipur?".
Feliz año nuevo.

5 comentarios:

MariaCe dijo...

Parece una hermosa manera de festejar. El aire debe estar más limpio en esa fecha, seguro :)

unServidor dijo...

¡Abrazo, Sacer!
El mundo precisa muchos días del perdón para perdonarnos la contaminación y la locura, parece.

Zippo dijo...

Se me ocurre algo difícil de lograr en Occidente, por lo sano de esta celebración, amigo Sacer.
¡Imaginate la juventud aquí juntándose sin cerveza o morfi de por medio!ni en mis más locos sueños.

La Rubia dijo...

Igualmente para vos, Sacer.
No me lo puedo ni inaginar, un dia sin autos, como dice MariaCe, el aire se debe respirar muy limpio.
Y caminar por la calle, que lindo!
Es que me encantan las peatonales.

gabrielaa. dijo...

jag sameaj!

y abrazo